25 Ene

¿Un blog y una página web son lo mismo?

Hoy en día sigue habiendo una gran confusión entre los términos de blog y página web, pues muchas personas piensan que son sinónimos. Esto suele pasar, ya que la mayoría de las personas o empresas integran ambos en una misma presencia web, pero la verdad es que son dos cosas distintas.

Un blog, generalmente, está situado dentro de un sitio web, ya sea en una sección de la página o en una página separada que esté vinculada con el inicio del sitio. Es decir, un blog puede ser parte de una página pero no puede ser una página por si solo. Un sitio web, por el contrario, es un aspecto más grande y sus limitaciones son menores en comparación con los blogs. Un sitio web puede ser desde una base para compras en línea como Amazon, hasta un host para transmisión de videos como por ejemplo Netflix.

La principal diferencia entre un blog y una página web, es el formato en el que están hechos. El contenido de los blogs se actualiza regularmente, los artículos son escritos de forma informal y se publican frecuentemente, se archivan por fecha, categoría, autor y etiquetas, y van saliendo en orden cronológico, comenzando por lo más actual; su contenido es interactivo, por lo que generalmente hay una sección de comentarios que invita a los usuarios a participar, interactuar, intercambiar ideas y comentarios.

Por otro lado, el contenido en los sitios web es estático y formal, no existe la interactividad. Allí se suele informar sobre los productos o servicios que las empresas ofrecen, teniendo una comunicación unidireccional. Se podría describir como una tienda virtual, ya que es el sitio perfecto para que las empresas se den a conocer y se promocionen ante los usuarios. El objetivo de las páginas, generalmente, es llegar a la conversión, concretar una venta o un cliente potencial.

Por ejemplo, las personas que visitan el sitio web de una empresa, están buscando información acerca de los productos que ofrecen. Una vez vista la página, el usuario decide si comprará o no el producto, ya sea en línea o visitando la tienda en físico. Sin embargo, sea cual sea su decisión, la persona no volverá constantemente a la página, a menos que quiera comprar algo nuevamente o desee información sobre algún producto en específico. Por el contrario, un blog invita al usuario a volver a ingresar, a ser frecuente, a quedarse enganchado y ser fiel a la lectura del mismo, así como también a participar, dejar opiniones e interactuar con la comunidad. Pues, el blog brinda información de valor, entretenida, actual y relevante, por lo que si la persona lo lee una vez y le gusta, es probable que vuelva a ingresar en el mismo.

Una página puede hacer clientes potenciales, ya que las personas que gusten del producto comprarán el mismo, sin embargo, no podrá establecer una relación con ellas, pues el sitio web es estático y no hay lugar para conectar o interactuar. Y a pesar de que el cliente esté satisfecho con su compra y la página haya logrado su objetivo de conversión, esto no podrá ir más allá, no hay potencial en la misma para la interactividad por lo que la relación no tendrá la oportunidad de desarrollarse y crecer.

Es por esto que hoy en día los blogs son fundamentales para las empresas, ya que además de tener presencia en línea con su página web, a través del blog logran conectar con su audiencia y formar una comunidad, lo cual generará un valor agregado en la misma.

En TecnoWeb ofrecemos distintos planes de hosting tanto para sitios web como para blogs. ¡Contáctanos!